viernes, 13 de noviembre de 2015

'The Chilhood of a Leader': Robert Pattinson líder en la Sección Oficial

Cada vez menos estrella y más actor, Robert Pattinson se ha implicado en un nuevo y arriesgado proyecto: 'The Childhood of a Leader', debut tras las cámaras del también actor Brady Corbet. Un rostro no tan famoso, pero muy reconocible para la cinefilia, que ha levantado su particular monumento al cine que más le gusta. Lo mejor de lo visto en la competición del Festival de Cine Europeo de Sevilla hasta el momento, a excepción de 'O futebol'.

Tras la 'Saga Crepúsculo', Robert Pattinson se ha empeñado en demostrar que es algo más que un mero vampiro tristón, y ha enlazado películas menos destinadas al público en general, y más a la Cinefilia en particular. Ahí quedan sus dos colaboraciones con David Cronenberg -la densa pero apasionante 'Cosmópolis' (2012) y la ácida sátira de Hollywood 'Maps to the Stars' (2014)- el polvoriento y apocalíptico western 'The Rover' (David Michôd, 2014), la inminente 'Life', de Anton Corbijn, que se estrena el 20 de noviembre, el anunciado proyecto ci-fi con la adorada Claire Denis, o este 'The Chilhood of a Leader', que se ha revelado como lo mejor de la competición sevillana en lo que va de festival, que no es mucho, apenas termina el primer fin de semana. Acabamos de empezar.

Brady Corbet, por su lado, no es una estrella, más bien un rara avis: el actor cinéfilo. En el Festival de Cannes se le pudo ver corriendo de cola en cola para tragarse un máximo de películas, cual espectador insaciable. Siempre está disponible para trabajar con los grandes, aunque sea en papeles minúsculos. Es el que se deja violar por Kirsten Dunst en 'Melancolía' (Lars von Trier, 2011), y también ha realizado casi-cameos para realizadores como Bertrand Bonello ('Saint Laurent'), Ruben Östlund ('Turist'), Olivier Assayas ('Viaje a Sils María'), Mia Hansen-Løve ('Edén') o Noah Baumbach ('Mientras seamos jóvenes'). Nacido en un pueblo de Arizona de 200.000 habitantes también tuvo oportunidad de lucir pantalones de tenis en el (inútil) remake americano llevado a cabo por el propio Michael Haneke, y de protagonizar, ya absolutamente, la cinta de culto 'Simon Killer' (Antonio Campos, 2012), sobre un americano (perdido) en París, donde Brady Corbet se consagra como icono subterráneo para la cinefilia festivalera. La voracidad de Brady Corbet, que ha querido verlo todo y estar en todo, como un aprendizaje para su debut como director, vampiriza el deseo de madurez de Pattinson, que aquí, en 'The Childhood of the Leader' tiene un papel aparentemente tangencial, pero clave y además doble.

EL HUEVO DE LA SERPIENTE
La historia, que tiene ecos de 'Europa', de Von Trier, y de 'La Cinta Blanca', de Haneke, se desarrolla al final de la Primera Guerra Mundial, cuando un ayudante (Liam Cunningham) del secretario de estado americano se desplaza a Francia para participar en las negociaciones que desembocarán en el fatídico Tratado de Versalles, semilla del nazismo y de la Segunda Guerra Mundial. El diplomático deja a su mujer (Bérénice Béjo) al cuidado de la casa, donde el niño (Tom Sweet) impone su ley, dominando tanto a la afable ama de llaves (Yolande Moreau) como a su muy sensual profesora de francés (Stacy Martin). Bradley Corbet cruza la trama histórica y la familiar bajo el techo de la pareja, en algún lugar cerca de París. Al final, lo que nos quiere contar el film, basado en un relato de Sartre (entre otros textos enumerados en los créditos finales) puede parecer un tanto obvio y psicologista, una reflexión sobre las consecuencias de una mala educación, el pasado de un tirano. Pero no importa.

Importa más el plano estético, como si la historia, fuese en primer lugar el pretexto o el soporte para desarrollar una paleta estilística propia a partir de todo lo aprendido. En la mayor parte de planos del film hay una búsqueda formal heterodoxa, aunque no transgresora, que huye del academicismo como si fuera la peste. La multiplicación de recursos puede hacer pensar que Corbet está demasiado desesperado por afirmar su propio estilo, que quiere gustar y demostrar, como si se hubiera autoregalado un álbum para pegar todos los cromos del cine que le gusta, y Robert Pattinson es uno de ellos.

La película, que puede pues verse sin problemas como un catálogo, propio y de referencias, acaba siendo una experiencia cinéfila de primer orden. Los hallazgos se suceden al son de una enloquecida música de cuerda dirigida por el mismísimo Scott Walker y, además de mimar cada plano como si fuese su hijo (único), Corbet, que no se ha reservado ningún papel ante la cámara, también se revela como un buen director de actores : ¡Yolande Moreau y Bérénice Béjo están contenidas! Amén de los encantos, muy diferentes, del niño protagonista, suerte de Tadzio en miniatura (o de Louis Garrel en 'Les baisers de secours'), y de Stacy Martin, de cuyo pezón Brady Corbet nos brinda un plano tan exquisito como inolvidable.

'The Childhood of a Leader' es una declaración de amor del cine por el cine, cine total en 35 mm, que destila entusiasmo y reverencia, pasión, estímulo y búsqueda constante. En una palabra: Cinefilia. Lo mejor de lo visto hasta ahora en la Sección Oficial, al margen de la ya comentada 'Two Friends', de Louis Garrel, que resulta mucho menos impresionante, o de la extraordinaria 'O futebol', de Sergio Oksman, un film muy diferente sobre la que ya hablaremos más detenidamente.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario