sábado, 1 de agosto de 2015

Review de #LIFE en 'Guanajuato Film Fest" 2015

Life
Anton Corbijn es ya un amigo cercano del GIFF, tras haber participado en años anteriores a través de sus cintas Control (2007) y A Most Wanted Man (2014) — esta última fue la función inaugural de la edición XVII del festival. En esta ocasión, Corbijn presentó su película más reciente, Life, basada en hechos reales en la vida del fotógrafo Dennis Stock y su breve amistad con el icónico actor de los años cincuenta, James Dean.

Protagonizada por Robert Pattinson en el papel de Stock y Dane DeHaan como James Dean, Life es una película sobre el viaje interno de dos hombres que se encuentran uno al otro, casi al azar, en un punto de quiebre en sus carreras profesionales. Stock, harto de hacer fotografía por encargo, intenta desesperadamente aumentar su portafolio para demostrarle a su editor que tiene madera de fotógrafo artístico. Dean, por su parte, se esfuerza para evitar que el monstruo de Hollywood lo devore mientras espera el estreno mundial de su primera película y la llamada que le daría el papel más importante de su carrera: el protagónico de Rebelde sin causa (1955). Ávido de inspiración y seguro de que el joven actor es alguien especial, Stock lo enlista como sujeto de su siguiente proyecto: un ensayo fotográfico para la revista LIFE.

Ambos actores se manejan bien a cuadro, con DeHaan sumergiéndose sin mayor dificultad en el rol del enigmático Dean y Pattinson consiguiendo que su audiencia deje de verlo como “el vampiro de Crepúsculo”. La actuación de este último es sólida y no tiene falla como el serio y emocionalmente constipado Dennis, enfrentado a la personalidad volátil de Dean. El desarrollo de la amistad entre estos personajes lleva de por medio una cámara fotográfica, pero es en los momentos en que Stock lo mira sin la lente, que atrapa destellos del James Dean con el que generaciones enteras han fantaseado: un rebelde con un corazón de oro.

La dirección y fotografía son impecables, aunque con 111 minutos de duración, Lifepuede sentirse lenta en algunos momentos. Destacan las secuencias que recrean las imágenes emblemáticas de James Dean tanto en Times Square como en su granja familiar en Indiana; además del conmovedor intercambio entre Stock y Dean durante su viaje en tren rumbo a Indiana.

De acuerdo con Corbijn, quien respondió preguntas del público al finalizar la función de gala en Guanajuato este 24 de julio, él no tuvo interés inicial en realizar esta cinta. “No me interesaba hacer una película sobre la vida de James Dean”, dijo. “Pero me pareció más interesante cuando se convirtió en una historia sobre el fotógrafo, porque es lo que he hecho por 40 años”. De esta forma, Life no es propiamente un homenaje al joven actor, sino a las imágenes que capturaron su espíritu y que, junto con sus películas, siguen vivas en el imaginario colectivo, como prueba emotiva de un pasado lleno de ideales y esperanza.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario